Publicidad

Lunes, 18 Diciembre 2017 16:51

Venezuela en la Sed Viajera del Mundo

Valora este artículo
(1 Voto)
Venezuela en la Sed Viajera del Mundo

Antonio Tejera

 

 

 

 

 

 

Llevamos muy cerca de cincuenta años, escribiendo y publicando, sobre las posibilidades turísticas de Venezuela y su forma de aprovecharlas y desarrollarlas, para que se haga posible la prédica de la Organización Mundial del Turismo, OMT: El Turismo es riqueza para la persona, para la familia, para la comunidad, para el mundo entero.

 

Con este mismo título – Venezuela en la sed viajera del mundo – publicamos hace ya muchos años (1971), con motivo de la celebración en este país del congreso anual de la Confederación de Organizacio-nes Turísticas Latinoamericanas, COTAL, un extenso articulo donde resaltábamos los valores turísticos del país, y analizábamos las condiciones que en ese entonces tenía, para aprovechar esa corriente mundial incipiente, que hoy es una imparable realidad, como recoge la propia OMT en su sobresaliente llamada que hemos calificado como prédica.

 

Claro está, que ni las condiciones socio-económicas, técnicas y culturales, son ahora las mismas de aquel entonces, ni nuestro conocimiento, tanto de las técnicas turísticas, como de este país, pueden compararse con las que hoy nos ilustran.

 

Unos conocimientos, entonces, de lo que podía ser el turismo futuro y de sus consecuencias, se basaban en predicciones que algunos eminentes estudiosos del tema se atrevían a diagnosticar, como Fernández Fuster, Haulot, Berneker, Priklir y su animación turistique, etc., e incluso con la visión política de Fraga Iribarne. Hoy, todo eso ha quedado en el pasado. Un cúmulo de experiencias, de éxitos y fracasos, sellan un conocimiento que fundamentan la existencia de un grupo de expertos que pueden valorar los recursos turísticos de un país y las estrategias que hay que ejecutar para ponerlos en movimiento en su beneficio, siguiendo unas bien estudiadas pautas directivas analizadas en La Cumbre de la Tierra - Río de Janeiro, Brasil 1992 – y, sin ir mas lejos, las orientaciones, recomendaciones y consideraciones, que se contemplan en las directrices emanadas desde la citada OMT, sobre el turismo sostenible para el desarrollo, que este año se celebra con señalado éxito proclamado por la Naciones Unidas.

 

UNOS ANTECEDENTES ILUSTRATIVOS


Tampoco nuestro conocimiento hoy sobre Venezuela, tiene nada que ver con el que podíamos ostentar en aquellos lejanos tiempos, pese a haber asistido ya en esas fechas, a una convención nacional del turismo, en el país, o haber recorrido algunos cientos de kilómetros de sus carreteras conociendo Caracas, Barqui-simeto, Margarita, algo del Estado Monagas, y muy poco más.

 canaima 123124


Hoy podemos presumir de haber recorrido el país de punta a punta, desde los caños de Tucupita hasta la Laguna de Sinamaica, o desde las cumbres de Mérida, en las fronteras colombianas, hasta la Península de Paraguaná, los litorales de los estados orientales, Sucre, Anzoátegui… o los occidentales de Falcón o Zulia. Toda una teoría de miles de kilómetros en un territorio que es el doble que España, y que muy buena parte hemos recorrido al volante de un “carro”, en el transcurso de muchos días de carretera con lluvia, con sol, fuertes tormentas, y hasta en algún señalado caso, con la presencia de un huracán.

 

Un conocimiento del país que nos dio para preparar y desarrollar unos programas turísticos de tem-porada que realizamos con singular éxito a pesar de lo incipiente que era el tema, y que, debido al deficiente equipamiento que se disponía en el país en aquellos años ochenta del pasado siglo, nos hicie- ran desistir de nuestro empeño en desarrollar un turismo moderno acorde con su avance en el mundo.

 

El mundo, la comunidad mundial, sus apetencias y su calidad de vida, así como las situaciones coyunturales han cambiado totalmente. Ni tan siquiera se parecen a las que existían en aquel entonces.

 

La coyuntura actual que se le presenta hoy a Venezuela, es comparable a la que fue capaz de levantar a España en los años sesenta-setenta de pasado siglo, donde el turismo produjo unos ingresos similares a los que emplearon los EE.UU. con su célebre Plan Marshal, para reconstruir toda Europa después de la destructora II Guerra Mundial, con lo que se consiguió resolver el problema del empobrecimiento de toda la nación., devastada por la guerra civil española 1936-1939.

 

La base para que España se consolidara como el primer destino turístico del mundo en aquella época, se sustentaba en la seguridad física de las personas, y en los precios. No había que analizar mucho, era una realidad más que evidente muy fácil de confirmar. Historia, playas, nieve y montañas, había de sobra en toda Europa, pero esa seguridad física que señalamos y los precios de los alojamientos, las comidas, los servicios, etc., que ofrecía España, eran insuperables.

 

Con una agresiva política de promoción turística y unos lineamientos muy bien conformados por el Ministerio de Información y Turismo español, se consiguió lo que el escritor y profesional turístico Ángel Palomino, concretó en su “best seller”, El Milagro Turístico Español.

 

VENEZUELA EN LA ENCRUCIJADA


Hoy Venezuela puede ofrecer unos precios sin competencia al mundo del turismo. Una situación que se prolongará en un tiempo indefinido, y que hay que aprovechar para cumplir con los designios que nos plantea la OMT: riqueza para la persona, para la familia, para toda la comunidad… Frente a esto tenemos el flagelo de la inseguridad que está asolando al país. Se trata simplemente de resolver esa cuestión, sin más aditivos.

 

El aumento de la productividad interna, del comercio, la recuperación de la industria, etc., etc., etc., serán una consecuencia de la oferta de una total seguridad física interna, que producirá, sin ningún lugar a dudas, un desarrollo armonioso en toda su población que podrá así desarrollar su potencial humano con todas las garantía posibles apoyadas en las inmensas riquezas que el país posee en toda la vasta extensión de su territorio, y en su potencial humano fundamentado en el crisol de razas que, no solo han dado las mujeres mas bellas del mundo, sino un plantel de notables ejecutivos hombres y mujeres de ciencias, cultura, economía, política, etc., hoy constreñidos y faltos de la ilusión y el estímulo necesario para apoyar el desarrollo del país.

 

La situación la tenemos clara. No tiene vuelta de hoja. La experiencia nos lo dice todo, y el notable ejemplo que señalamos, no está oculto: está ahí., en un país tradicionalmente de emigrantes durante todos los siglos de su existencia, España, convertido hoy en todo lo contrario gracias al beneficioso impulso de la corriente turística mundial que crece de una forma espectacular, rompiendo año tras año, las más optimistas predicciones. Mas de una vez hemos escrito y difundido por el mundo entero la frase, “Venezuela tiene con que” la cual significa que, sin menospreciar a nadie, esta tierra de gracia, tiene los recursos necesarios para apo-yar el nacimiento de una corriente turística que servirá para activar su nivel de vida, su capacidad productiva y el bienestar socio-económico de sus habitantes.

 venezuela turismo

 

UNA IMAGEN VALE MAS QUE MIL PALABRAS


Las bucólicas imágenes de los tupuyes, los parques nacionales de La Gran Sabana, del Guácharo, Henri Pittier, Sierra de la Culata, Los Roques, Morrocoy, Mochima, etc., etc., compiten en la temática de la atracción turística de la naturaleza, con las reliquias históricas de los lugares ciudades y pueblos que conservan las señales de un pasado que ejercen un especial atractivo turístico-cultural que, si bien en un pasado reciente dirigía sus pasos hacía las ruinas de Grecia, Italia, Turquía, etc., ahora tiene puesta la mirada en nuestra América, donde Venezuela tiene mucho que ofrecer, signado por la figura de El Libertador, Simón Bolívar, y toda su brillante campaña de emancificación e independencia de América.

 

Una auténtica realidad, que Venezuela puede ofrecer al mundo entero, y que forma parte de un acervo histórico, donde hasta la Cuadra de Bolívar tiene su protagonismo, en esa Caracas tan pródiga en la cruzada de la independencia de América, llena de señalados pasajes que sirven hoy para desarrollar unos perfectos programas turísticos que bien gestionados, serán, sin la menor duda, parte fundamental de la incorporación de todo el país a la llamada “revolución social de nuestra época”: EL TURISMO.

 

Un triunfo que todos esperamos con la impaciencia propia de a quienes se nos van pasando los años, y que sabemos está reservado para los mejores, los que saben entender lo que es la convivencia, la comprensión, el respeto, la justicia y la razón.

 

Servir es mi ocupación. AMEN.

 

“El turismo es el primer sector de exportación del mundo. Es el que mas ingre-sos reporta por ese concepto, y da trabajo a millones de personas en todo el mundo, de forma directa e indirecta… mejorando la vida de las personas y fomentando el entendimiento entre todos los pueblos del mundo.” OMT.

 

 

Otros Artículos del Columnista

 

 

Visto 138 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

BannerHoritzontal1BannerHoritzontal1