Fitur 2019

Martes, 19 Diciembre 2017 07:03

La Medina de Fez, Patrimonio de la Humanidad

Valora este artículo
(1 Voto)
La Medina de Fez, Patrimonio de la Humanidad

Blas Esteban

 

 

 

 

 

 

Hacía muchos años que no visitaba Fez, he vuelto a esta ciudad cultural y religiosa del reino de Marruecos aprovechando tres días de vacaciones de este mes de diciembre, fechas fuera de temporada, que nos ha permitido ver su Medina con toda tranquilidad y sin apenas agobios.

 

Llegar a Fez


Visitar Fez desde Madrid es fácil y económico, un vuelo directo al aeropuerto de Fez-Saiss de una hora y treinta de duración, donde nos encontramos con una terminal nueva, recientemente inaugurada. Se caracteriza por una arquitectura moderna, con un acabado y decoración que representan una sutil mezcla entre lo moderno y lo tradicional, rindiendo homenaje a la artesanía marroquí.

 

Fez famosa por su antigua ciudad amurallada, que muchos comparan con la vieja ciudad amurallada de Jerusalén. Es la primera de las ciudades imperiales de Marruecos, ya que se remonta al siglo VIII. Es también pionera en el culto musulmán de Marruecos y posee una de las universidades más antiguas del mundo. Todas estas primicias hacen de Fez una ciudad particularmente atractiva con una cultura viva e influyente.

 

Fez es uno de los destinos más interesantes y atractivos del país norteafricano. Quizás algo eclipsado por las grandes ciudades del país, Casablanca, Marrakech y Rabat. Aunque ha sabido adaptarse a la vida moderna, también conserva sus tradiciones y estilos de vida más auténticos de Marruecos, cosa que se respira en cada una de sus calles.

 

La Medina de Fez


La Medina de Fez (Fez-El-Bali) fue declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en el año 1981. Orientarse sólo es un reto, sólo apto para aventureros, en nuestro caso la hemos visitado con un experto conocedor. Con más de 300 barrios, 9.000 callejones y medio millón de habitantes, esta Medina fortificada cuyo origen se remonta al siglo VIII está considerada la más grande del mundo. De hecho, suyo es el hito de ser la mayor zona peatonal del planeta. En sus entrañas se puede respirar el legado de un milenio, pero también, literalmente, el hedor de las vistosas curtidurías –patios interiores abarrotados de tinas de adobe donde se curten las pieles– o la mezcolanza de efluvios aromáticos que desprende los tradicionales zocos y los tenderetes de especias. Un lugar único en el mundo, como así lo certifica el distintivo de patrimonio histórico de la humanidad.

 CURTIDORES

 

A pesar de su apariencia caótica, la Medina se organiza de forma gremial, de modo que uno puede ir identificando las zonas según su tradición industrial: sederías, curtidurías, caldererías, zocos... Pero el sistema no es del todo práctico a la hora de orientarse, y lo normal, si es que uno decide hormiguear por su cuenta por las entrañas de Fez-El-Bali, es que acabe perdiéndose entre la infinitud de calles.

 

Estamos ante un laberinto, no lleno de emoción y asombro, dentro encontraremos una razón por cada sentido para distraernos (colores, olores, sabores, sonidos y texturas) tenemos el combinado perfecto para acabar pidiendo auxilio a nuestros acompañantes. No debemos ni podemos de olvidarnos de visitar tres joyas que aparecen entre sus callejuelas: La Mezquita karaouiyine, La Puerta Bab Bou Jeloud y la Madraza Attarine.

 

Ser Patrimonio de la Humanidad

 

Como bien sabemos, la inclusión de bienes culturales o naturales en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO se efectúa siguiendo un procedimiento definido: éste implica el establecimiento previo, por parte de cada Estado. La Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO es un legado de monumentos y sitios de una gran riqueza natural y cultural que pertenece a toda la humanidad. Los Sitios inscritos en la Lista de Patrimonio Mundial-actualmente existen más de mi y Marruecos tiene nueve- cumplen una función de hitos en el planeta, de símbolos de la toma de conciencia de los Estados y de los pueblos acerca del sentido de esos lugares y emblemas de su apego a la propiedad colectiva, así como de la transmisión de ese patrimonio a las generaciones futuras.

 MADRAZA

 

Para la inclusión en esta lista se cuenta con el asesoramiento de otros Organismos como el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios ICOMOS, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza IUCN y el Centro Internacional para el Estudio de la Conservación y Restauración de los Bienes Culturales ICCROM.

 

¿Qué ventajas o beneficios conlleva ser Patrimonio de la Humanidad?


Cuando una ciudad, barrio, lugar o monumento consigue ser declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO es recibida como una excelente noticia para las autoridades que han luchado por esta denominación y por su proyección internacional que se potenciará de manera exponencial.

 

Actualmente miles de ciudades en todo el mundo compiten por conseguir tan preciada denominación, pero, ¿por qué? ¿Qué beneficios conlleva formar parte del listado de la UNESCO?

 

Las ciudades ganan protección de su patrimonio. La UNESCO, consciente de ello, obliga a legislar específicamente para proteger y conservar el patrimonio seleccionado, de modo que se mantengan criterios estables de vigilancia y restauración, sin que ello dependa del color del gobierno de turno.

Para realizar las tareas de protección y restauración, la UNESCO destina partidas específicas a las ciudades designadas (o a los monumentos incluidos dentro de ciudades que no son en sí mismas Patrimonio de la Humanidad). Se vale del Fondo del Patrimonio Mundial, una reserva financiera compuesta por aportaciones obligatorias de todos los Estados Partes de la Convención de Patrimonio Mundial y por otras aportaciones voluntarias. Las ciudades tienen la oportunidad de acudir a él.

 

Los beneficios son claros: se atraen más turistas, se posiciona mejor a la ciudad a nivel internacional y se atrae más dinero. Pero los costes, también muy presentes, no suelen ser tan aireados, y sin embargo pueden llegar a estar igual de presentes. De lo que no hay duda es que supone un motor de cambio para las urbes.

 

En el caso de Fez, y han pasado muchos años desde su denominación, la conservación de la Medina y sus monumentos han mejorado notablemente, el turismo aumenta dentro del concepto de “turismo sostenible” Hacemos votos para que siga con su esencia y mejore las condiciones de vida de todos sus habitantes.


 

Otros Artículos del Columnista

 

 

Visto 400 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

banner nt2 3