FITUR NUESTRO TURISMO1100x100

Domingo, 29 Julio 2018 18:57

Colas turísticas en Venecia

Valora este artículo
(0 votos)
Colas turísticas en Venecia

Lluis Mesalles

 

 

 

 

 

Hace unos años, disfruté del placer de visitar Venecia, indudablemente uno de los destinos más deseados en todo el mundo. Una experiencia memorable, que no dudo en recomendar a todo amante del arte, de la historia, y de la cultura. Pero, era evidente que no era el único, éramos miles buscando lo mismo.

 

La mayoría de los turistas habíamos llegado en tren, a la estación que está dentro de la ciudad. Desde allí, serpenteaba una ruta automáticamente seguida por todos, que nos llevaba a un recorrido por los puentes, entre callejuelas, cruzando canales, hasta llegar a la plaza principal, al borde de la laguna, sobre un horizonte de espectaculares vistas de preciosas islas con históricos monumentos. El paseo se convirtió en una procesión automáticamente seguida por todos. Imagino que hoy en día, la procesión será mucho más densa, mucho más lenta y agobiante. No tengo la menor duda de que los pocos residentes permanentes de la ciudad se sientan incomodos, invadidos por estos miles de visitantes en procesión. Una procesión que en algunos lugares, les impide poder circular por sus calles, de su ciudad, impidiendo incluso cruzarlas sin riesgo de ser absorbido y transportado automáticamente a hacer el recorrido turístico obligado.

venecia

 Photo by Mark Boss on Unsplash


Como dar una solución a este problema? Algunos pensarían que haciendo grafitis y pintadas por todas partes de la ciudad, con el riesgo de perjudicar valiosos monumentos. Otros convocarían manifestaciones con pancartas y griterío, mítines y discursos exaltados. Yo soy más partidario de la solución de la famosa navaja. Lo más sencillo es siempre lo mejor.

 

Suponiendo que hubiera un sólido consenso entre los ciudadanos de que hay que controlar la situación, de forma tranquila y efectiva, propondría algunas soluciones paliativas que habría que probar, aplicar y confirmar, según vayan apareciendo los resultados.  En el caso de Venecia, es evidente que hay la posibilidad de actuar sobre los ingresos de turistas. Se podría reducir el número de trenes que llegan. Si llega uno cada media hora, programar para que sea uno cada 40 minutos. También podrían reducirse el número de vagones en cada convoy. Una alternativa podría ser sustituir algunos trenes por trenes de mayor confort, con asientos numerados, cómodos, y naturalmente algo más caros.

En resumen, habría que estudiar acciones correctivas que incidieran en el transporte público, haciendo el viaje más sosegado, más confortable. De este modo los turistas tendrían experiencias mucho más positivas, lejos de aglomeraciones, colas y de los abusos de comerciantes listillos.
En otros artículos espero poder aportar ideas factibles para otros destinos también asediados por invasiones turísticas. Y si alguna funciona, ¡tanto mejor!

 

 

 

Otros Artículos del Columnista

 

 

 

Visto 119 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

banner nt2 3