FITUR NUESTRO TURISMO1100x100

Lunes, 06 Agosto 2018 06:23

Capacidad de carga turística II

Valora este artículo
(2 votos)
Capacidad de carga turística II

Francisco Muñoz de Escalona

 

 

 

 

 

Hemos encontrado los aportes de un profesor de la Universidad Mayor de San Simón, Cochabamba, Bolivia. Es esta: https://aranibarvictorblog.wordpress.com/2017/05/18/calculo-de-capacidad-de-carga-metodologia-cifuentes-campamento-sehuencas/
Se trata de Víctor Hugo Aranibar, Facultad de Arquitectura y Ciencias del Hábitat, licenciado en ciencias de la información y profesor de la Carrera de Turismo. No solo se dedica a la enseñanza, también a calcular la capacidad de carga y a elaborar las cuentas satélites del turismo. Por medio de sus publicaciones hemos podido constatar que para el desarrollo de tales actividades no es necesario poseer una destacada formación en la disciplina a la que se dedica. Basta decir que, para él, “el concepto del “turismo” tiene varias acepciones e interpretaciones [sic], las que se pueden ordenar de acuerdo a la perspectiva desde la que se está analizando; así el turismo debe ser entendido [¡!] como una actividad de esencia social, también como una actividad de fundamento económico y, en tercer orden, como una actividad patrimonial referida a la cultura”. Y, para terminar exhibiendo sus atrabiliarias explicaciones, nos encontramos con esta frase luminaria, una verdadera perla cultivada: “La hermenéutica [sic] del comportamiento de los flujos turísticos en el país”.

 

Pues bien, este dizque preclaro experto en turismo es autor de un trabajo titulado “Cálculo de la capacidad de carga. Metodología Cifuentes: Campamento Sehuencas, el cual “se constituye en un cálculo para determinar la cantidad máximo de presencia humana que puede soportar un sitio sin poner en riesgo ni alterar las características naturales, bióticas y abióticas del mismo; para esto debe basarse en la conservación y protección del sitio para que no sufra daño alguno, dándole así un uso sostenible; esto por el hecho de que una excesiva sobre carga de visitantes a un sitio –sea este un sendero, claro, ruta, superficie, u otro– haría que éste vaya deteriorándose y degradando su ámbito hasta desaparecer, por lo que tiene que medirse y restringirse el acceso a estos sitios”.

 

Nuestro autor nos explica que el cálculo de la CCT de un territorio busca “evitar el deterioro del área y asegurar la calidad ambiental para la realización de actividades recreacionales y turísticas en los ambientes zonificados y determinados para ello”, frase gracias a la cual nos informamos que se practican actividades que, además de recreacionales pueden ser, también turísticas ya que, al parecer también las hay que no son turísticas.

 

“Para ello, añade, se tomarán en cuenta los más variados factores que caracterizan al sitio, tales como: topografía, pendientes, tipos de cobertura vegetal, fragilidad de los ecosistemas, capacidad de soporte de los suelos, hábitat de especies amenazadas o de animales peligrosos, oferta y condiciones del espacio para concentración de personas, instalaciones y servicios existentes, accesibilidad y vialidad, senderos e impactos que se pueden dar en el paisaje. También se debe conocer con qué personal cuenta la administración del área protegida para asegurar el manejo determinado por la capacidad de carga”. Estos son los datos a tener en cuenta en el cálculo de la CCT (copiamos literalmente):

 

El área ocupada por el visitante, Tomada en defecto como 1m2 –entendida esta superficie como la que ocuparía una persona para moverse libremente en esa posición–; otro dato es la superficie disponible, llegando a constituirse en la superficie total a la cual se aplica él calculo; deberá ser expresada en m2 o unidades de superficie.

Tiempo requerido para ejecutar la visita; Determinado con recorridos previos, en los cuales se tomarán en cuenta los atractivos a conocer y las actividades turísticas que se realizarán en torno a estos; también se debe considerar todas las expectativas, intereses y riesgos que puedan presentarse o tener los visitantes.


Número máximo de visitantes por grupo; Dado por él número ideal de personas a manejar en la visita como grupo; para senderos en estos sitios o áreas densas se considera un número máximo de 15 personas, dependiendo su disminución de acuerdo a la configuración del circuito.


Distancia entre grupos. Denominándose así al espacio existente entre uno y otro grupo dentro de parámetros de apreciación mediante análisis, considerando la interrupción posible y la distancia que los separe según en ancho o rasgos del sendero como cualquier otro parámetro.


Longitud total del sendero. Correspondiendo esta, a la distancia lineal del sendero a recorrer, o superficie total del espacio sobre el cual se está aplicando el cálculo; éste irá expresado en metros lineales –si es una superficie, se registrará el trazo exacto a seguir en su ingreso a la misma.


Tiempo para visita. Dado por la cantidad de tiempo posible medido en horas durante el día para visitar o recorrer el sitio, incorporando supuestos restrictivos como luz sobre el sendero, costumbres del hábitat de animales –como paso hacia fuentes acuíferas para beber–, y otros.

fm capacidad

A la vez se necesitarán otros datos que harán que la flexibilidad de soporte de visitantes del sitio vaya haciéndose más estricta, por lo que la misma irá reduciendo su permisibilidad; éstos son los que se han venido a llamar factores de corrección –que ayudarán en la segunda parte del cálculo– y la capacidad de manejo –que ayudará en la tercera parte y final del cálculo.

 


 

 

Otros Artículos del Columnista

 

 

Visto 332 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

banner nt2 3