Banner 1100x100 Bod AL ZAGAL

Domingo, 23 Diciembre 2018 15:59

Bicicletas: Autotransporte, Recreación, respeto Medioambiental

Valora este artículo
(1 Voto)
Bicicletas: Autotransporte, Recreación, respeto Medioambiental

Willian Bracho

 

 

 

 


Cada día es más común encontrar bicicletas de uso público, gratuitas o en alquiler, en las principales ciudades del mundo, lo cierto es que esta manifestación, convertida ahora en “política pública” en muchos municipios, está ayudando a residentes y visitantes en sus necesidades de transporte dentro de su espacio urbano. En Europa, especialmente en los países del norte, existe una amplia experiencia en esta materia, por ejemplo, Holanda donde prácticamente todo el país cuenta con una red de vías para los ciclistas lo cual hace posible que estos puedan circular en forma segura no solo en la red urbana sino en la interurbana.

 

En esta segunda década del siglo XXI la tendencia parece ser fortalecer esa política y extrapolar la misma al uso recreacional y turístico. En muchas ciudades se puede observar que existen autoservicios de bicicletas las cuales pueden ser alquiladas fácilmente si el usuario posee una tarjeta de crédito, por ejemplo en ciudades como Barcelona, Berlín, Roma, Miami, Santiago de Chile, Pekín, Kioto, entre otras, se puede rentar una bicicleta de los sistemas auspiciados por varios bancos internacionales o por los entes municipales, tomándola y retornándola en cualquiera de las estaciones previstas para ese fin, el sistema es sencillo, pero la bicicleta solo se puede activar para el uso mediante el pago con una tarjeta de crédito, y una vez que se retorna mediante el enganche a unos de los puestos de estacionamiento, automáticamente se factura al cliente su tiempo de uso y se bloquea la misma hasta que un nuevo usuario la requiera. Sistemas similares ya existen en muchas ciudades europeas, asiáticas y del continente americano.

 

Otro incentivo para el uso de las bicicletas se ha venido logrando a través de las facilidades que el transporte público ofrece para llevar las bicicletas dentro de trenes o en espacios adecuados en los autobuses, lo cual contribuye a mejorar la dinámica del transporte personal. La mayoría de los autobuses de transporte público en ciudades de USA ya ofrecen este servicio; también hay que mencionar los puestos de apoyo a ciclistas que cada día se desarrollan aledaños a supermercados, estaciones de servicio de combustible o centros comerciales, donde el ciclista puede tener acceso a compresores de aire para los neumáticos, autoservicio de parches para los mismos, y máquinas dispensadoras de agua y otras bebidas no alcohólicas.

 

Curiosamente en algunas ciudades están creándose sistemas de bicicletas en préstamo, es decir, totalmente gratuitas, este es el caso de Miami Shores, un pequeño municipio al norte de Miami, donde las autoridades locales crearon una red totalmente gratuita a la cual pueden acceder cualquiera de los residentes o visitantes sin pago alguno. La misma experiencia está siendo desarrollada en otras localidades europeas (Ej. País Vasco) y de Latinoamérica. Las bicicletas poseen un dispositivo que permite localizarlas en caso de que algún usuario intente apropiarla o sacarla fuera del área municipal. Esta nueva modalidad es interesante y sumada a las anteriormente mencionadas pueden contribuir a que exista menos contaminación, mejor interacción de los locales y visitantes con sus espacios urbanos, y por supuesto, una mayor capacidad de movilización sin afectación del tránsito local y sus vías.

 

En las ciudades que contienen recursos naturales y/o artificiales capaces de atraer visitantes de otras urbes, la recreación local y el turismo se mezclan, siendo muy conveniente auspiciar este tipo de políticas que además de autotransporte también proveerán una mejor calidad del ambiente, un menor impacto en el tránsito urbano y en el uso de espacios para estacionamiento. El tema ambiental es crucial para la sostenibilidad de la actividad turística en el globo terráqueo, por eso, todas las iniciativas que contribuyan a desarrollar el turismo y la recreación sin aumento de la contaminación por gases, que normalmente genera el transporte automotor, son bienvenidas.

 

El futuro de la humanidad depende, entre otras cosas, de que aprendamos a vivir sin el uso de los combustibles fósiles y para ello necesitamos potenciar el uso de las energías eólica, hidráulica, volcánica, solar y de tracción de sangre.  


 

 

Otros Artículos del Columnista

 

 

Visto 192 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

banner nt2 3