Permanecerá cerrada durante algunas semanas más, debido a la decisión de no abrir la visita turística el 1 de julio, según lo previsto. 

En Lima, los diarios El Comercio y La República, han revelado que la Unidad de Gestión de Machu Picchu  ha considerado que no existen las garantías sanitarias para afrontar la llegada de turistas y atender eventuales casos de covid-19. por lo que se tomó la decisión de que el Santuario no abra sus puertas el 1º de julio como se había anunciado previamente.

La ansiada reapertura de Machu Picchu no se realizará al inicio de julio, tal como anunciaron hace poco las autoridades de Cultura. Así lo confirmó el gobernador regional de Cusco, Jean Paul Benavente, quien descartó la reanudación de las visitas turísticas en la fecha prevista debido a que aún están en trámite los permisos y la aprobación de los protocolos sanitarios ante el Covid-19, por parte de los sectores competentes.

Benavente García dio a conocer esta decisión en su calidad de presidente de la Unidad de Gestión del Santuario Histórico de Machu Picchu (UGM) y en medio del descontento social que existe en Machu Picchu Pueblo, cuyos vecinos advierten la falta de seguridad y garantías necesarias para evitar el contagio del coronavirus en este distrito cusqueño que, se mantiene libre de la pandemia con ningún caso reportado.

“Se están tramitando los permisos y los protocolos, nosotros vamos a evaluar esta semana. Se tiene que aprobar a nivel de los sectores competentes; al mismo tiempo, de lograr la autorización del plan de riesgos de control sanitario, no hay una fecha oficial para la reapertura de Machu Picchu. Es un tema que se define desde el Ministerio de Cultura, los protocolos están hechos. En las semanas siguientes seguro tendremos mejores noticias”, señaló el gobernador regional.

Oscar Valencia, presidente del Frente de Defensa de los Intereses de Machu Picchu, afirmó que su distrito es uno de los pocos que no registra casos de coronavirus y, por ende, el riesgo de infección es mucho mayor si se permite la pronta llegada de turistas y visitantes, algunos de los cuales podrían eventualmente portar la enfermedad: “Estamos con un riesgo mayor de infectarnos, la infección está en crecimiento, seguro que se va a dar un contagio porque no estamos preparados para recibir a visitantes si es que permitimos que abran el santuario de Machu Picchu”

Por su parte, el alcalde distrital de Machu Picchu, Darwin Baca, respaldó la decisión de los gremios y dijo también que no están preparados para la llegada de visitantes a su jurisdicción, además de no contar con los recursos económicos para garantizar la atención de los servicios básicos de seguridad, limpieza y proyectos prioritarios para el sector: “Existe alta probabilidad de que cualquier persona que venga, ya sea turista o no, pueda traer el virus. Hemos exigido a la entidad de salud que tenga un plan definido de contar con pruebas rápidas y moleculares para descartar el virus en la estación de Ollantaytambo, pero no hay respuesta”.

Para el vicepresidente de la Asociación de Agencias de Turismo del Cusco, Edy Cuéllar, el petitorio de los pobladores de Machu Picchu es más que justo en vista de que el plan piloto para el retorno de turistas a la ciudadela inca está todavía en proyecto. Actualmente las operadoras de trenes, buses y demás transportistas que llevan visitantes a Machu Picchu aún no cuentan con permisos del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) para volver a operar como lo hacían antes. Tampoco se abrieron los aeropuertos locales ni internacionales, lo que demuestra que el flujo de turistas hacia la zona va a ser escaso o prácticamente nulo en una primera etapa: “La reapertura de Machu Picchu es una estrategia comercial y de marketing más que otra cosa; es algo simbólico, que emite un mensaje al mundo, a fin de lograr que los turistas vuelvan a confiar en este destino y que lo visiten, pero esto se dará a mediano y largo plazo, no en este momento”, refirió el empresario.

Cabe señalar que, de acuerdo con el plan de reapertura anunciado por las autoridades de Cultura, Machu Picchu podrá recibir en un inicio un total de 675 visitantes diarios, divididos en grupos de hasta ocho personas y un máximo de 75 visitantes por hora; mientras que la Ruta 5 del Camino Inca tendrá un máximo de 120 visitantes por día, divididos también en grupos de hasta ocho personas.

Diversas fuentes Perú