Martes, 31 Marzo 2020 17:34

Turismo y Covid-19: Resiliencia y Regeneración

Valora este artículo
(3 votos)
Turismo y Covid-19: Resiliencia y Regeneración

Antonio Montecinos

 

 

 

 

 

 

Imagenes facilitadas por el autor

 

La falta de resiliencia del turismo, exige para su recuperación una regeneración sostenible, competitiva y espiritual con una profunda transmutación social y gobernanza para trascender...

El turismo es considerado una fuente de riqueza y ahora también de muerte por su falta de planificación sostenible con agendas multidisciplinares e interdisciplinares, que ha provocado el crecimiento desordenado, la improvisación, la inseguridad social, alimentaria, turística... y falta de planes de contingencias para prevenir adversidades en los destinos, establecimientos y sociedad. Las necesidades, motivaciones y condiciones del viaje han cambiado dramáticamente. La pandemia del Covid 19, no solo ha mostrado la fragilidad y vulnerabilidad de la humanidad, también ha destrozado la soberbia, prepotencia e intereses comerciales de los manipuladores transnacionales quienes se creían dueños del “mundo turístico”, haciendo y deshaciendo, sin respetar a la naturaleza ni a las comunidades receptoras que al ser evidente la falta de gobernanza, han tomado el control, negando la entrada al turista como medida de seguridad y sobrevivencia para evitar contagios.

¿Que hacer después del coronavirus?
Esta es la pregunta más recurrente y errónea que deberíamos cambiar por ¿Qué estoy haciendo ante el coronavirus ¿Qué deje de hacer para ser tan vulnerable y que no vuelva a pasar esto? Por supuesto que ante este gran reto hay mucha incertidumbre, miedo e ignorancia, lo que si es una realidad es que de manera directa e indirecta todos somos corresponsables de la falta de sostenibilidad de nuestro planeta ya que “si vamos en contra de la naturaleza, afectamos el metabolismo social de las naciones”.

 

regeneracion

La mayoría de las personas temen a lo que ignoran, en el caso del turismo ha imperado el pánico y el caos, lo que impide ver claramente las consecuencias del pasado para saber qué hacer en el presente, que repercutirá en el futuro y sobre todo aprender de países que están implementando estrategias turísticas exitosas, como el caso de Corea del Sur que ha llevado a cabo proyectos de regeneración urbana en su capital Seúl, que han permitido convertir sitios y equipos olvidados que sirvieron en la guerra como un depósito de petróleo (Oil Tank Culture Park) y un buque con un submarino acorazados (Seoul Battleship Park), en parques culturales. En un intento de apoyar a la industria local para incrementar su innovación, competitividad e inclusión en el desarrollo de lo destinos urbanos turísticos, se han regenerado edificios en zonas marginales como el Makercity Sewoon, al cual le han integrado espacios para emprendimientos y servicios especializados para el desarrollo de startups e innovación de las empresas convencionales.

 

Estos logros se obtuvieron por que la ciudad modificó su política pública, otorgando protagonismo a valores como la ecología, sostenibilidad o el uso ciudadano por encima de los intereses económicos e incluso turísticos, como en el caso del río Cheonggyecheon de 5.8 kilómetros en el centro de Seúl, que fue redescubierto para lo cual se derrumbó la autopista que lo cubría y se construyó un nuevo parque lineal que acompaña su recorrido y que tuvo una gran acogida ciudadana como en los tres ya mencionados, en los cuales el turismo se ha ido integrando de manera respetuosa. Corea del Sur ha pasado por un proceso de resiliencia después de la segunda guerra mundial y las confrontaciones que ha tenido con Corea del Norte, China y Rusia. Por ello no se confía, hay máscaras antigases en las estaciones de transporte público como parte de su plan de contingencia permanente. Es irresponsable tratar de ofrecer o asegurar soluciones a estas múltiples problemáticas cuando la pandemia no ha llegado a su fin, para poder hacer un análisis exhaustivo. La sugerencia más importante que puedo hacer en esta articulo, es tener mucho cuidado con la rapiña de consultores, “los iluminados y/o falsos profetas que han desdeñado a la ciencia” y que se proclaman como expertos de un día a otro cuando su área de trabajo sea en otros campos.

 

Lo que si recomiendo de la manera más humilde pero con gran firmeza y compromiso, es no esperar a que esta situación termine, por el contrario debemos hoy más que nunca seguirnos capacitando, ya que el conocimiento permitirá tomar mejores decisiones estratégicas, como el preparar o hacer la reingeniería del plan de negocios con programas, proyectos, lineamientos, objetivos... para ir implementando acciones pero con un riguroso proceso científico con filosofía, fenomenología de casos prácticos, epistemología con métodos científicos aplicables, medibles, prácticos y rentables que den la fundamentación para obtener mejores resultados a corto y largo plazo. Algunas consideraciones en las que debemos reflexionar son:

 

1. Estar elaborando ¡Ya los planes de contingencia del destino, región y empresas!
2. Se debe planificar considerando de manera prioritaria a la oferta, pues las comunidades se han empoderado y son ellas quienes deben decidir el perfil y tipologías del turismo que desean recibir.
3. Se deben enfocar los productos y servicios en el corto y mediano plazo al visitante local, regional, nacional y en el largo plazo al turismo internacional.
4. Se va a polarizar la demanda turística motivada a viajar por “lujo seguro” cuyos destinos se recuperarán más rápido y por “ocio barato” en destinos cercanos a su lugar de origen.
5. El turista nómada seleccionara comunidades con identidad, autenticidad y filosofías ancestrales donde tener valores añadidos, desarrollo espiritual y poder contribuir.
6. Las empresas grandes invertirán en la transformación digital, automatización de procesos y en la robotización del capital humano.
7. Las empresas nano y micro invertirán en incrementar competitividad, las competencias de sus colaboradores para dar mejor servicio, valorándolos como su principal capital, así como en canales y redes sociales de venta directa a los residentes, excursionistas y turistas.
8. Transformación del sistema alimentario y sus diversas cadenas: alimentaria, producción, suministros y valor... con impactos en los cinco sectores económicos globales para mejorar la seguridad y soberanía alimentaria sostenible.
9. Revaloración en la interpretación y animación del patrimonio cultural material, inmaterial, paisajístico, mixto... de la UNESCO y la cosmovisión, usos y costumbres de la comunidad.
10. Se deben establecer agendas multidisciplinares e interdisciplinares con organismos globales como la ONU, UNESCO, OMS, FAO, OMT y una nueva clusterización regional.
11. Planificación turística a mayor plazo con la evolución de modelos perspectivos-cuantitativos a prospectivos-cualitativos para imaginar escenarios futuros, priorizando a la comunidad receptora para generarles beneficios y coadyuvar a su crecimiento y desarrollo.

 Resiliencia Espiritualidad

La resiliencia debe ser una actitud individual y social para sobreponerse a catástrofes, conflictos para revalorar y evolucionar como sociedad para construir un mejor futuro con el aprendizaje de los errores cometidos y el convencimiento de que únicamente unidos con buena gobernanza, se pueden enmendar los graves problemas que el sector turístico ha ido acumulando, por los grandes intereses comerciales, el haber perdido su esencia que es la hospitalidad con sus principios y valores básicos, la ceguera fingida de las grandes potencias ante los efectos negativos del cambio climático y la falta de acciones para el logro de los 17 objetivos del desarrollo sostenible, la inseguridad y falta de soberanía alimentaria, la falta de formación, innovación y competitividad de la cadena productiva y de valor turística entre otros muchos, a los cuales se suma el Covid 19 para evidenciarlos de manera explosiva, sin ser el causante principal aunque lamentablemente si ha sido el detonador de esta catástrofe que requiere de manera urgente, una regeneración cuantitativa y cualitativa integral.

 

 

 

Otros Artículos del Columnista

 

 

Visto 2426 veces