Es un municipio pequeño, con 157 habitantes que está atravesado por el río Cidacos y su atractivo principal son las  3.000 icnitas de dinosaurio que se encuentran allí. Por lo tanto, cuenta con un centro paleontológico que ayuda a conocer cómo se formaron las icnitas de dinosaurio en La Rioja y a qué especies pertenecían. Su economía se basa en los hallazgos arqueológicos de icnitas de dinosaurios, lo cual ha conseguido revitalizar el turismo rural de la zona. Las fiestas locales de Enciso, se realizan en verano: en junio 05, la Romería a la ermita de Santa Bárbara, junio 29, la fiesta de San Pedro y en agosto 16, la celebración de San Roque y la Virgen de la Estrella.

Los lugares más destacados por conocer  en este municipio son: la Parroquia de Santa María de la Estrella, edificio de sillería del siglo XV, la Ermita de San Emeterio y San Celedonio, declaradas monumentos artísticos nacionales en 1974, el Centro Paleontológico de Enciso, instalado en una antigua fábrica de zapatillas, está dedicado a la investigación sobre restos de dinosaurios de La Rioja y la difusión del resultado de sus investigaciones; y el Barranco Perdido, parque de paleoaventura donde se han encontrado tres mil huellas de dinosaurios. El parque cuenta con piscinas (en verano), géiseres, circuitos de aventura, rocódromo, toboganes, museo cretácico en 3D. Durante unas horas, los niños pueden convertirse en paleontólogos que desentierran fósiles, catalogan restos en el laboratorio y siguen pistas científicas para descifrar cómo eran los dinosaurios que habitaron La Rioja hace más de cien millones de años.