Banner 1100x100 Bod AL ZAGAL

Viernes, 18 Enero 2019 10:20

Patrimonio cultural como atractivo turístico

Valora este artículo
(1 Voto)
Patrimonio cultural como atractivo turístico

Antonio Tejera

 

 

 

 

 

Cuidando del futuro

Siguiendo los pasos del marco del Año Europeo del Patrimonio Cultural y del Año del Turismo Unión Europea-China, el 2º Congreso Internacional sobre Civilizaciones del Mundo y Rutas Históricas, celebrado recientemente en Sofía (Bulgaria), vemos con ilusión como ahí se exploró cómo el turismo a lo largo de rutas históricas puede contri-buir a salvaguardar y a promover el patrimonio cultural material e inmaterial de los pueblos, partiendo de programas elaborados por expertos cargados de experiencias.

 

Estamos ante le presencia de una poderosa fuerza de la sociedad mundial que, signada por el avance del conocimiento, provoca un movimiento generador de un turismo especial que tiene como motivación la avidez por acrecentar su conocimiento cultural. Desde las ruinas de Atenas, hasta las profundidades históricas de los palacios vieneses, pasando de cerca por Chichén Itzá, o Machu Picchu, sin olvidarnos, claro está - dentro de nuestro limitado conocimiento – de la Cuadra de Bolívar en Caracas, o los imponentes museos de la ciudad de Quito.

 

Todo esto –Patrimonio de La Humanidad– está alcanzando una revalorización que pone de relieve ese avance de “la cultura de paz” que tanto hemos venido estudiando en los últimos años, y que fuera la luz que iluminó nuestra colaboración con la Universidad para la Paz, de las Naciones Unidas, haciendo realidad, el genial proyecto de una maestría sobre “Calidad Turística-Ambiental Sostenible y Promoción de la Paz”, impartida con exitoso carácter experimental en las Islas Canarias, desde finales del pasado siglo hasta la primera década de estos años 2.000.

 

Un avance espectacular

En este orden de actuación la información que nos llega dice que: “Organizado por la Organización Mundial de Turismo (OMT) y el Ministerio de Turismo de Bulgaria, el congreso reunió –en Sofía- a ministros de cuatro continentes, además de a expertos de los sectores público y privado que representaban rutas icónicas del turismo cultural, tales como la Ruta 66 –que atraviesa los EE.UU.-, el Camino de Santiago, la Ruta de los Fenicios, o la Ruta de la Seda. Así, los participantes profundizaron sobre el papel de los órganos públicos regionales y nacionales, a la hora de realzar las rutas históricas, especialmente entre países.”

 

“Las rutas históricas pueden desempeñar un papel fundamental para desvelar la historia, cultura y activos naturales únicos de los territorios que se encuentran a su paso, con lo que constituyen una poderosa herramienta promocional y un instru-mento sin igual para aumentar la competitividad turística de muchos destinos»”, ha afirmado, Jaime Cabal, secretario general adjunto de la OMT durante la inauguración del acto.

 

Estamos ante un reto del fenómeno turístico que se ha convertido ya en actualidad, si bien es justo reconocer que desde tiempo inmemorial, Berneker, Hunziker, Haulot, etc., famosos y documentados estudiosos del tema, han venido alertando sobre el valor de la cultura como atractivo para el desarrollo del turismo, y sobre la necesidad del cuidado extremo de todos sus valores. Algo recogido como vemos, en el propio Código Ético Mundial para el Turismo, que aprobamos en el año 1999, desde la OMT, en las memorables jornadas de la Asamblea General celebrada en Santiago de Chile.

 

Este movimiento que pasa ahora a un primer término, nos trae cientos de recuerdos del destrozo que se ha hecho en muchos países, ciudades, pueblos y lugares. Los estaríamos comentando desde Panamá hasta toda España, donde “el progreso” y la política, se han cargado –hablando literalmente– las mas vívidas historias, sin tener en cuenta -por poner un simple ejemplo– el atractivo turístico que significaría visitar la bodega del Rey José Ide España, el hermano de Napoleón famoso por su descarada afición, según la historia, a la viticultura española.

 

V Congreso Internacional de Turismo Cultural

El turismo cultural avanza imparablemente. Son cientos las organizaciones que se crean en el mundo para propiciar su presencia, y las predicciones de esos 260 millones de turistas que entrarán y saldrán de la China de cultura milenaria, son algo más que una ilusión. Son la esperanza de un mundo en paz, que como decimos, estudiamos con detenimiento y realidades “sobre la mesa” de los distintos países de America y del área hispana, viendo con claridad que ese avance indetenible, solo tiene que encontrar los dirigentes políticos y empresariales adecuados para canalizar una masa social que añora el conocimiento de la cultura ancestral de sus ascendientes. Es lo que hay.


La muestra evidente está en el “Proyecto. CHRISTA (Cultura y Patrimonio para Acciones de Turismo Responsables, Innovadoras y Sostenibles) en el programa de cooperación interregional de Interreg Europa que tiene como objetivo proteger y preservar los bienes del patrimonio natural y cultural y desplegarlos para el desarrollo y la promoción de proyectos innovadores y sostenibles. Y estrategias de turismo responsable, incluyendo el patrimonio intangible e industrial, a través de la interpretación y digitalización, con capitalización de buenas prácticas, aprendizaje e implementación de políticas y creación de capacidad”.

 

El proyecto CHRISTA comenzó en abril de 2016 e involucra a 10 socios de 10 autoridades regionales y locales de los Estados miembros de la Unión Europea. Hoy estamos a las puertas del V CONGRESO INTERNACIONAL CIENTIFICO-PROFESIONAL DE TURISMO CULTURAL que se celebrará en Córdoba, España, los días 21 y 22 de Febrero. Con cuatro Universidades en su organización: Universidad Loyola Andalucía, Universidad de Córdoba, Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo y la Universidad de Barcelona. Más de 95 Universidades, 150 comunicaciones académicas expuestas y 450 investigadores se dieron cita en la pasada IV edición el año 2018. En esta nueva ocasión su temática girará en torno a: ‘El patrimonio material e inmaterial como riqueza a conservar a través del Turismo Cultural Sostenible’.

 

“La finalidad del congreso es mejorar y compartir conocimientos, explicar experiencias y promover la cooperación entre el mundo académico y el profesional, lo que permitirá establecer contactos de colaboración y fomentar la creación de redes entre investigadores y mundo empresarial a nivel nacional e internacional.”

 

En este orden de cosas, la ciudad de Granada, España, ha resultado la elegida por la Conferencia Internacional de Turismo Cultural, para el encuentro a realizarse este año. Así, un programa mostrará los potenciales de la provincia para atraer turistas desde el aprovechamiento patrimonial y natural. Se promocionará la provincia andaluza como destino turístico cultural, merced a un programa que incluye la participación de ponentes internacionales y redes de interés en el ámbito del patrimonio y el turismo europeo. Granada tiene para nosotros otras connotaciones. Años pasados, siendo Diego Arría presidente de CORPOTURISMO, organizamos y dirigimos un curso-seminario, con asistencia y presencia de la Universidad de Granada, especialmente para venezolanos desplazados a España –Canarias, Granada y Madrid– en colaboración con IBERIA. Fue todo un éxito, con alumnos procedentes de Caracas, Maracaibo, Puerto la Cruz, etc.

 

Un epílogo para recordar

La OMT remata su información con este párrafo aclarativo: “En los últimos años, el turismo cultural ha surgido como un importante vector de demanda, en consonancia con el creciente afán de los viajeros de sumergirse en «experiencias» turísticas, tales como rituales y tradiciones locales. Del congreso emanaron recomendaciones útiles, que pueden servir de orientación para todos aquellos interlocutores turísticos que estén interesados en aprovechar el potencial que ofrecen las rutas de patrimonio cultural para lograr destinos más atractivos y competitivos.”

 

La naturaleza, la historia, todo un conjunto de elementos culturales que están moviendo el fenómeno turístico hasta cifras incontenibles, todo un mundo que complementa-ríamos con las leyendas y rituales de los cuales tenemos las más íntimas experiencias. Como aquella ocasión en Río de Janeiro en la que participamos en una sesión del culto afrobrasileño Umbanda, en unas salas cargadas de humo, escuchando cánticos indefinidos, asombrados y temerosos del ambiente, junto a extraños personajes, algo inenarrable que quedó marcado en nuestra memoria para siempre. No apto para turistas, pero una buena motivación, para que incluso comprásemos un disco con sus misteriosos ininteligibles mensajes…

 

“Se concederá particular atención a la protección y a la rehabilitación de los monumentos, santuarios y museos, así como a los lugares de interés histórico y arqueológico, que deben estar ampliamente abiertos a la frecuentación turística”
(Del Código Ético Mundial para el Turismo, de la OMT.)

 

 

Otros Artículos del Columnista

 

 

Visto 419 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

natura2